fbpx
Traumatologia

Pautas para actuar ante una emergencia traumatológica

Publicidad
 

Al permitirnos mostrarle algunos anuncios, usted apoya nuestro sitio. ¡Gracias!

Los primeros auxilios que se le puedan brindar a alguien con una emergencia traumatológica resultan muy importantes.

 

Es muy probable que en algún momento todos hayamos pasado por una situación en la cual era necesario responder a la lesión traumatológica de alguna persona, especialmente de un familiar, amigo o pareja, pero ¿sabemos cómo hacerlo? La mayoría de las veces no tenemos conocimiento para ayudar al afectado, por tanto, o lo lesionamos más, o nos toca esperar a que llegue la ayuda especializada; en cualquiera de los casos, entramos en una situación de nerviosismo y caos.

Publicidad

Al permitirnos mostrarle algunos anuncios, usted apoya nuestro sitio. ¡Gracias!

¿Es importante saber responder a una emergencia traumatológica?

Sí, siempre es importante tener herramientas teóricas y prácticas que nos permitan actuar efectivamente y con prontitud ante una emergencia, ya que en algunos casos la ayuda tarda en llegar o la víctima no puede esperar. Según ciertas estadísticas, responder adecuadamente a una emergencia traumatológica puede salvar hasta un 40% de los afectados, no obstante, esta cifra se refiere más que todo a accidentes de tránsito, aunque puede aplicar para otros tipos de emergencia.

Una ayuda adecuada puede contribuir considerablemente a la salud de una persona lesionada, ya que se pueden prevenir infecciones, dolores más agudos, hemorragias o efectos más graves como una amputación. Asimismo, es una ayuda que sirve para mantener a la persona lo mejor posible hasta que se traslade a un centro de salud.

¿A qué se refiere una emergencia traumatológica?

Se entiende por “emergencia traumatológica” toda lesión relacionada con los huesos, articulaciones y ligamentos, que puede ser tratada a partir de inmovilizaciones o intervenciones quirúrgicas. Cuando una persona recibe un impacto en alguna zona del cuerpo a causa de un golpe o caída, se dice que es una emergencia traumatológica. No obstante, también pueden serlo una torcedura, un mal movimiento, entre otros. Las fracturas, esguinces, latigazos, luxaciones y otros, entran dentro de ella.

Dichas lesiones pueden ocurrir en diversas áreas del cuerpo, sin embargo, las más frecuentes son:

  • Rodilla
  • Tobillo
  • Codo
  • Muñeca
  • Hombro

¿Cómo reaccionar ante una emergencia traumatológica?

Lo principal que hay que hacer es observar a la persona afectada para poder determinar su estado de salud, cuántos daños hay y qué tan graves son, posteriormente, accionar con varias medidas para impedir complicaciones y esperar al equipo especializado.

Existen diversas lesiones, como luxaciones, torceduras, fracturas, entre otras. El procedimiento para cualquiera suele ser similar, en todo caso, la inmovilización es lo primordial, aunque se pueda hacer de diferentes formas; por ejemplo, para lesiones de hombro se utiliza un cabestrillo, y si no se tiene, hay que simular uno. En el caso de fracturas, hay una diferencia, ya que la inmovilización depende de si es abierta o cerrada; veamos de qué se trata:

Fractura abierta: Responde a aquellas fracturas donde el hueso ocasiona ruptura de la piel y se sale.

Fractura cerrada: En este caso, la fractura es interna, es decir, el hueso no ocasiona ningún daño a la piel.

En otros casos, se tratan las lesiones a partir de tracciones, que consisten en llevar el hueso a su posición original, no obstante, esto debe hacerlo un experto. Habitualmente, esto se usa para las luxaciones.

Las siguientes medidas aplican tanto para fracturas como para cualquier otra lesión:

Inmovilizar completamente la zona afectada: Sea el brazo, muñeca, pierna, dedo, cualquiera que sea la zona lastimada, quien presta la ayuda se debe asegurar de que esta no se mueva para no complicar la lesión; esto se logra con tablillas, bastones, ramas, hojas, cualquier objeto que sirva como soporte. Hay que unir algunos de estos objetos y ubicarlos por encima y por debajo del área.

Sujetar la inmovilización: Una vez logrado meter la extremidad dentro de los dos objetos, hay que sujetarlos para poder paralizar la zona afectada; se pueden utilizar vendas, pañuelos, cintas, cinturones o cualquier otro objeto que funcione para hacer un amarre.

Frío en el área: Hay que aplicar frío local en la zona lastimada, se sugiere poner cubos de hielo dentro de alguna toalla o venda, ya que la idea no es colocarlos directamente en la piel.

Vendar e inmovilizar: Cuando se trata de una fractura abierta, hay que cubrir la herida con gasas o vendas estériles, si no, con alguna tela limpia, y no se debe intentar introducir el hueso. Posteriormente sólo hay que tratar que la persona sea trasladada lo más rápido posible a un centro de salud.

Estas son medidas sencillas que se pueden abordar al momento de auxiliar a una persona lesionada, no obstante, lo mejor es poder practicarlas en algún curso o taller, ya que muchas veces se conocen, pero se tiene miedo de no hacerlo bien por no tener una experiencia práctica previa. Sin embargo, aun sin experiencia, las personas pueden contribuir a calmar el dolor y a mantener medianamente estable a la víctima hasta que la atienda un especialista.

 

MedicosTVArtículo Original de MedicosTV |  Revisado y Editado por el equipo editorial de MedicosTV

Fuentes:
Atusalud. Página web. Disponible en: https://bit.ly/2KzjOr5
Emprende Hoy. Página web. Disponible en: https://bit.ly/2TLqXsq
Clínica Ciudad del Mar. Página web. Disponible en: https://bit.ly/2PVx2UZ
Fotos por Freepik
© 2016-2018 MEDICOSTV, LLC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Publicidad
  
Etiquetas
Muestra más

Diógenes Bustamante

Diógenes Bustamante es un escritor y colaborador para MedicosTV.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close

Adblock detectado

Por favor considere apoyarnos deshabilitando su bloqueador de anuncios.