Compartir
- Publicidad -

Aun con los cambios, la mujer puede disfrutar al máximo su embarazo si opta por ciertas medidas de relajación y ejercicios para su cuerpo.

 

Durante la gestación son muchos los cambios anatómicos que experimenta la mujer, además de fisiológicos. Estas variaciones se van dando a medida que transcurre cada mes de embarazo, puesto que el bebé va creciendo y, por ende, también el vientre materno y todos los órganos de la mujer se van reacomodando de acuerdo a su estado. Asimismo, se producen en ella una serie de cambios hormonales.

¿Cuáles son los cambios anatómicos y fisiológicos en la mujer embarazada?

Son diversos los cambios que ocurren en la mujer, los cuales van desde adentro hacia afuera, es decir, todo su sistema interno se adapta a su embarazo, de ahí que el cuerpo toma otra forma durante la gestación. Estos cambios incluyen:

  • Distensión de los músculos abdominales
  • Pubalgia, debido a que la articulación o sínfisis del pubis suele separarse para brindar laxitud para el parto.
  • El tórax se ensancha y las costillas flotantes se apartan, lo que ocasiona la pérdida de la cintura.
  • Dorsalgia o cervicodorsalgia por el incremento de la cifosis dorsal, esta a su vez se genera por el aumento de las mamas.
  • Diafragma estirado y aplanado, por lo que su capacidad funcional se reduce como respuesta a modificaciones en su mecanismo. El diafragma queda con menos capacidad de expansión y adopta un modelo respiratorio costal apical, superficial.
  • Gracias a la segregación de la hormona relaxina, los tejidos conectivos se vuelven más flexibles. Todo esto para prepararse para el parto.
  • La lordosis lumbar aumenta al trasladarse el centro de gravedad hacia adelante. Al suceder esto, es posible que la embarazada experimente lumbalgia o lumbociática, la cual desaparece después del embarazo, esto en condiciones normales.
  • Distensión de los músculos del suelo pélvico como resultado del incremento del peso en el área abdominal.
  • La bóveda plantar se aplana por el aumento de peso y la secreción de relaxina.
  • Incremento de la frecuencia cardiaca cuando se está de reposo y de la tensión arterial; esto ocasiona la poca tolerancia al esfuerzo.
  • Episodios de neuralgia en los miembros inferiores debido a la compresión del nervio crural o del nervio femorocutáneo.
  • Presión de la vena cava inferior, lo que ocasiona insuficiencia venosa profunda, mejor conocida como “várices”. También pueden manifestarse fleboedemas.

Otros cambios en la mujer embarazada son:

  • Leves incomodidades en la pelvis
  • Pérdida del talle habitual
  • Dificultad para respirar
  • Incremento de las secreciones vaginales
  • Necesidad frecuente de micción
  • Incremento en el tamaño del útero
  • Aumento de la sensibilidad de las mamas
  • Pigmentaciones más oscuras en ciertas áreas del cuerpo

Ante todas estas modificaciones en la mujer, ella tiene la posibilidad de adoptar ciertas medidas que la pueden ayudar a transitar todo este proceso de la forma más sencilla, sin tantas molestias, y sobre todo, hacer que disfrute su etapa de embarazo.

 

 

MedicosTVArtículo Original de MedicosTV |  Revisado y Editado por el equipo editorial de MedicosTV

Fuentes:
Fisioonline. Página web. Disponible en: https://bit.ly/2ACYUTi
Elbebé.com. Página web. Disponible en: https://bit.ly/2HtQtfJ
Ser Padres. Página web. Disponible en: https://bit.ly/2KGvKKN
Fotos por Freepik
© 2016-2018 MEDICOSTV, LLC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
Te puede interesar: