fbpx
DestacadosMedicina GeneralPediatría

El Cancer infantil: una dura realidad

El cancer, al igual que muchas enfermedades, puede presentarse a cualquier edad. Y aunque la incidencia en los niños y adolescentes es relativamente baja en comparación con la de los adultos, el cancer infantil no deja de ser una dura realidad que afecta a muchas familias.

Si bien es cierto que un diagnóstico de cancer resulta en asunto impactante no sólo para quien padece la enfermedad sino también para su familia, cuando éste diagnóstico ocurre en un niño, el impacto resulta muchísimo más profundo.

Por esto es importante conocer los aspectos más relevantes que tienen que ver con esta enfermedad cuando se presenta en los niños. La información puede darnos mejores herramientas para enfrentar situaciones propias o servir de ayuda a otros que estén pasando por un momento como éste.

¿Cuándo y por qué desarrolla el cancer en los niños?

El cancer infantil se presenta con mayor frecuencia entre el primer y cuarto año de vida y aqueja más a los niños que a las niñas. Aunque esto no quiere decir que no pueda aparecer en niños de mayor edad.

No se conocen las razones precisas de por qué los niños desarrollan cancer. En algunos casos, existen factores genéticos asociados. Hasta ahora no es posible prevenir el cancer infantil, ya que no se manifiestan síntomas o indicaciones previas de la existencia de la enfermedad. Sin embargo, es posible detectarlo a tiempo.

¿Pueden los niños desarrollar cualquier tipo de cancer?

Técnicamente, el cancer puede aparecer en cualquier órgano del cuerpo. Sin embargo, en los niños los tipos de cancer más frecuentes son: la leucemia, el linfoma y el cancer cerebral.

Síntomas y signos de alarma que pueden ayudar a detectar el cancer infantil

Aunque los síntomas y signos dependerán en gran medida del tipo de cancer que esté presente, existen algunos indicadores que pueden encender las alarmas y ayudar en la detección del cancer en un niño.

  • Fiebre prolongada sin una causa aparente y que no responde a los tratamientos.
  • Presencia de abultamientos o aumento del tamaño de cualquier parte del cuerpo.
  • Dolor de cabeza y/o de los huesos.
  • Cansancio y palidez que se presentan en forma progresiva.
  • Aparición de manchas rojizas en cualquier parte del cuerpo o sangrado
  • Reflejo blanco en la pupila
  • Pérdida de peso progresiva
  • Crecimiento del tamaño del ojo con posible enrojecimiento.
  • Inflación progresiva de los ganglios
  • Vómitos frecuentes acompañados de dolor de cabeza, náuseas, mareo y pérdida del equilibrio.

Muchos de estos síntomas están asociados a otras enfermedades y a veces pasan desapercibidos como síntomas o signos de la presencia de cancer. Sin embargo, un aspecto importante que se debe tener en cuenta es que si los síntomas no desaparecen con la aplicación de tratamientos,  es posible la presencia del cancer.

El impacto familiar del cancer infantil. ¿Qué se puede hacer?

Como se dijo al principio, una familia que enfrenta un caso de cancer infantil resulta profundamente afectada en muchos aspectos. Para los padres, inicialmente esta puede ser una situación de desesperanza absoluta y de “no saber que hacer”. Posteriormente, pueden aparecer  sentimientos de negación, ira y culpa. Sin embargo, luego de esta primera etapa de impacto, la mayoría de los padres comienzan a asumir una actitud de lucha por la salud de su hijo/a.

Ocurre en muchos casos que los padres vuelcan totalmente su atención, tiempo y cuidado hacia el niño enfermo, descuidando a sus otros hijos. Esto aumenta la tensión y los problemas familiares. Por lo tanto, es importante el apoyo psicológico de algún tipo para la familia. La ayuda profesional le permitirá a la familia disminuir los elementos perturbadores de la salud mental familiar y reforzar las actitudes positivas ante la situación. Esto no solo mantendrá a la familia sana desde el punto de vista emocional, sino que también contribuirá con la recuperación del niño enfermo.

Ya que el tratamiento inicial en el cancer infantil es muy intensivo, el niño enfermo presentará, además de sus malestares físicos, síntomas emocionales como ansiedad, temor al dolor y a la separación de sus padres.  Es por esta razón que es importante, en la medida de lo posible, la presencia familiar cercana en las diferentes etapas de tratamiento del niño con cancer.

Artículo Original de MedicosTV |  Revisado y Editado por el equipo editorial de MedicosTV

Fuentes:
Vargas, L. (2000). Cancer en pediatría. Aspectos Generales. Revista de Pediatría. Vol, 71, No. 4. Disponible en:  http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0370-41062000000400002

 

Foto por Freepik
© 2017 MEDICOSTV, LLC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.
Publicidad
  
Etiquetas
Muestra más

Luz Mejia

Luz Marina Mejía es una profesional titulada en Administración de Empresas. Trabajó durante más de 10 años para empresas del sector de alimentos y productos naturales. Participa activamente en programas para promover principios de vida saludable y bienestar general, además escribe artículos en temas relacionados con el cuidado de la salud. Luz Marina Mejía es una colaboradora de MedicosTV.

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker