Compartir

Un plan alimenticio balanceado no hace referencia a una dieta estricta, sino a un estilo de vida en el que comes de forma balanceada y sana.

Plan alimenticio

Una  alimentación estable es fundamental para preservar tu salud tanto interna  como externa; tu organismo necesita de una serie de nutrientes y minerales para mantener su correcto funcionamiento, y por ende sea ese estado de bienestar que reflejes por fuera. El plan alimenticio balanceado es una manera de alimentarte que te permite ingerir todos esos nutrientes que tu cuerpo requiere, mismos que los encuentras en una amplia variedad de alimentos.

Crea intencionalmente tu plan alimenticio

1Consulta a tu nutricionista

Hablar con el especialista te va a brindar la oportunidad de poder establecer la adecuada alimentación, de acuerdo a tus condiciones médicas, características en general y propósito. Asimismo, podrás planificar con todos los detalles tu nuevo estilo de vida alimentario. El nutricionista es esencial en este proceso, es quien sabe que es lo más adecuado para ti, te va a orientar y facilitar recomendaciones para mejorar o mantener tu salud.

2Haz las compras

Necesitas abastecer tu cocina con todos los alimentos necesarios para que sea sencillo preparar tus comidas, además, si tienes suficientes productos puedes jugar con la creatividad para generar sabores, texturas, olores y que sea visualmente atractivo para que te provoque comer. Tu alacena bien equipada es un factor indispensable para poder cumplir con el propósito de tu alimentación.

Incluye en tus compras productos que no necesiten refrigeración y que sean prácticos para cuando necesites preparar algo rápido pero rico y fácil; estos pueden ser: frijoles enlatados, vegetales enlatados, atún y alimentos integrales.

Por otro lado debes adquirir las proteínas de origen animal; carnes, aves, pescados, huevos y productos lácteos, recuerda que son las proteínas las que constituyen los músculos, tendones, la piel y te dan fuerza. Estos son proveedores de los aminoácidos que tu cuerpo necesita. Asimismo, selecciona las de origen vegetal; frutos secos, cereales, legumbres, entre otras, estas son ricas en fibras, antioxidantes, contienen menos grasas y aportan minerales y vitaminas.

También agrega en tus compras los vegetales, verduras, frutas e incluye productos para meriendas; como yogures, gelatinas, galletas integrales u otros. Además, no olvides los granos.

3Construcción del plato

Debes consumir alimentos de cada grupo: proteínas, vegetales, lácteos, frutas y granos, puesto que cada uno tiene distintos nutrientes que son fundamentales para el organismo. Cada alimento perteneciente a estos grupos, debe ser ubicado en el plato por las necesidades de nutrición.

  • El 50% o mitad de tu plato, debe contener verduras
  • La proteína debe llenar un cuarto de tu plato
  • Los granos deben ocupar otro cuarto del plato
  • El resto del plato debe llevar frutas
  • Acompañas tus alimentos con agua o lácteos

4Comidas diarias

Dentro de tu plan alimenticio también debes considerar la cantidad de comida adecuada que debes consumir durante el día, esto obedece a las veces que comes. Lo recomendable es comer tres veces al día, es decir, desayuno, almuerzo, cena e intercalar entre cada una la merienda. Luego del desayuno, a media mañana puedes comerte algo sencillo, puede ser una galleta. Posteriormente almuerzas a mediodía, y en horas de la tarde meriendas con una fruta o producto integral. Finalmente cenas y un par de horas después puedes comerte una gelatina ligh o cualquier otro alimento ligero.

Las horas de comida tienen cierto patrón; como desayunar a las 6 y merendar a las 9. En el caso del almuerzo es a las 12 y la merienda aproximadamente a las 4. Por otro lado, se cena a las 7 y la merienda corresponde a las 9. Esto varía de acuerdo a tu ritmo de vida y tiempo, aunque lo ideal sería respetar los horarios o no cambiarlos de forma drástica.

5Consumo de grasas

El cuerpo también necesita de las grasas para mantener su funcionamiento; el organismo obtiene la energía de las grasas para las hormonas y mantener los nervios en buen estado, no obstante, sabemos que su consumo es delicado, es por ello que hay que ser conscientes de que no se debe abusar y solo consumir lo necesario.

Puedes consumir grasas más sanas como las insaturadas, poliinsaturadas y monoinsaturadas, mismas que consigues en el salmón, verdel, atún, sardinas, además en el aceite de oliva, el aguacate, las nueces, aceitunas, avellanas, entre otros.

6Ingesta de agua

El agua es vital para el ser humano, independientemente de que siga un plan alimenticio o no, en este caso, combinar el consumo de agua con la alimentación saludable es esencial para el equilibrio en tus comidas. Un aproximado de ocho vasos o 1,8 litros de agua diarios es lo que se sugiere.

7Date tus gustos

Llevar una vida saludable y en bienestar que comprenda una alimentación balanceada, no implica ser tan estrictos al momento de disfrutar de los postres o comidas no tan sanas; que te provoquen es normal y valido, pero recuerda consumirlos ocasionalmente y en porciones adecuadas. También selecciona los que contengan menos grasa y azúcar.

Otra de tus opciones es visitar lugares donde los dulces o comidas son hechos de forma más sana, como helados a base de yogurt y postres de ese estilo. Además puedes preparar tus comidas favoritas en casa, de este modo tendrás el control de la azúcar y calorías que consumes, podrás prepararlos tal cual como te gustan pero saludables.

Tener un estilo de vida saludable en cuanto a la alimentación es beneficioso porque disminuye el riesgo de enfermedades o afecciones. Asimismo, contribuye a llenarte de vitalidad, energía y fortaleza. También ayuda a que puedas llevar tu ritmo de vida sin problemas.

 

MedicosTVArtículo Original de MedicosTV |  Revisado y Editado por el equipo editorial de MedicosTV

Fuentes:
Nova Clínica Moderna
The Nemours Foundation
Fotos por Pixabay
© 2016-2018 MEDICOSTV, LLC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here