fbpx

Cirrosis hepática

Base de conocimientos para tu salud.

Cuando algo ataca y daña el hígado, las células hepáticas mueren y se van formando “cicatrices” que cambian la estructura del tejido. Este proceso de cicatrización se conoce como fibrosis y se forma lentamente durante varios años. Cuando la fibrosis ha invadido la totalidad del hígado, éste se encoge y endurece. Esto es lo que se conoce como cirrosis y generalmente es una condición irreversible.

La cirrosis es causada por enfermedades hepáticas crónicas que dañan el tejido del hígado. Toma varios años para que el hígado dañado desarrolle la cirrosis. Algunas de las principales causas para el desarrollo de la condición son las siguientes.

  • Alcoholismo crónico
  • Hepatitis viral crónica
  • Esteatohepatitis no alcohólica o enfermedad del hígado graso

Usualmente, los síntomas de la enfermedad aparecen cuando el daño en el hígado ya es generalizado. Algunos de ellos pueden ser: pérdida del apetito, cansancio, náuseas, pérdida de peso, prurito severo e ictericia (coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos).

Las opciones de tratamiento para la cirrosis dependen de la causa y del nivel de daño en el hígado. Dependiendo de la causa de la enfermedad, se puede tratar con medicamentos o con cambios en el estilo de vida. Es importante saber que el daño producido por la cirrosis es irreversible. Por lo tanto el objetivo del tratamiento es prevenir daños adicionales y reducir las complicaciones.

Sin embargo, cuando la cirrosis no puede ser tratada, el hígado no puede funcionar adecuadamente y por lo tanto la única opción es la realización de un trasplante.

Los tratamientos en esta página son solamente sugerencias. Le recomendamos que consulte siempre a su médico antes de usar cualquier medicamiento para esta enfermedad.

Publicidad
  
Back to top button
Close

Adblock detectado

Por favor considere apoyarnos deshabilitando su bloqueador de anuncios.