fbpx
DestacadosSalud EmocionalSalud Mujer

Pasos para mantener una buena salud mental

Publicidad
 

Al permitirnos mostrarle algunos anuncios, usted apoya nuestro sitio. ¡Gracias!

Balance de Nutrición y Salud Emocional.

La salud mental se refiere al equilibrio que mantiene una persona con su entorno socio-cultural. Se trata de un estado emocional y psicológico, con el que el sujeto es capaz de hacer uso de sus habilidades emocionales y cognitivas, sus funciones sociales y sus labores ordinarias. Por ello es importante cuidar no solo el alimento y la higiene física, sino también la salud mental.

De modo que una primera de las tantas recomendaciones tiene que ver con el fomento de la confianza, aceptar quien es, conocer de sus habilidades como de las debilidades y, construir, con base a ellas, una mejor visión de sí mismo.

Publicidad

Al permitirnos mostrarle algunos anuncios, usted apoya nuestro sitio. ¡Gracias!

Eso es, saber quien soy y hasta donde y como puedo llegar. Pero no es solo eso, es preciso mantener una dieta alimenticia equilibrada y acompañarla de ejercicio y necesario descanso con lo cual se alcanza reducir el stress y poder enfrentar cada día, con sus dificultades que nunca dejan de existir, para disfrutar y especialmente ser gratificado emocionalmente.

No se puede vivir aislado y desde luego hay que acudir a las relaciones que nos hagan sentir bien. Y ahí está la familia presente y también los amigos para servirnos como correa de transmisión para nutrir mejores días y acumular experiencias.

Esas relaciones, de todo tipo, deben ser puestas a prueba y ello obliga a aceptar y brindar apoyo. Porque hay muchos problemas que enfrentar y entre ellos esos financieros que producen stress y que, para enfrentarlos deben desarrollarse buenos hábitos de planificación y ahorro que pueda atender cualquier emergencia.

Es mejor, para que gaste menos, colocar la necesidad por encima del deseo.

Hay que distraerse y mantenerse en el camino del propósito, de la satisfacción cuando está participando colectiva o individualmente en obras comunitarias, en acciones sociales, en grupos artísticos o deportivos, y en general cuando forma parte de algo que usted siente le garantiza paz espiritual. Así no será el stress quien maneje y controle sus pasos. No se debe olvidar que esa situación estresante siempre amenaza con desorientar y abrumar la salud mental y hasta física.
No es aconsejable quedarse con lo que se siente. Siempre habrá alguien con quien compartir los problemas y hasta es posible que ese alguien también navegue en una situación similar a la suya. Las soluciones suelen llegar de la comunicación y la convicción de que no se está solo.

Claro está que los estados de ánimo no son iguales todo el tiempo, pero siempre hay que encontrar la mejor manera para expresarse, de modo que esas condiciones eventuales sean constructivas, la alegría y la tristeza se pueden controlar, al igual que el enojo, la ira y el miedo.
Esa salud emocional fundamental para la salud mental y física depende siempre de una actitud positiva, colocando a un lado los pensamientos negativos que puedan aflorar y que le restan energía y no le sirven de mucho para alcanzar ese deseado buen estado de salud mental. La vida no tiene una receta permanente de felicidad pero por ello lo mejor es que se mantenga el optimismo ante ella.

Eso es lograble si se conoce cuánto nos hace feliz y lo apreciamos y tal decisión conduce al equilibrio y aceptar lo que no se puede cambiar que, definitivamente conduce a que cambiemos nosotros. Porque de eso se trata: ser feliz en la vida y vencer amarguras, sobreponerse a los sinsabores y transmitir a los demás ese consecuente y positivo estado de ánimo.
El cerebro consume más del 20% de la tasa metabólica total, necesita, además de glucosa micronutrientes esenciales. Una mala nutrición puede influir en patologías del sistema nervioso como depresión, demencia y trastornos psiquiátricos.

Resultan entonces de especial importancia las vitaminas del grupo B. La deficiencia severa de Vitamina B12 causa problemas de memoria y disfunción mental, y la deficiencia de folatos puede causar demencia, irritabilidad, fatiga y confusión.

Tanto antioxidantes como ciertos minerales son necesarios también para la función cerebral. La deficiencia de hierro produce fatiga, depresión y falta de concentración. Y los ácidos grasos poliinsaturados son imprescindibles para la salud mental. Dietas ricas en frutas y verduras, cereales integrales, legumbres, nueces, carnes magras, pescado azul y aceite de oliva, ayudan a mantener esa deseada y provechosa onda de salud mental.

Y por otro lado, el ejercicio mejora mucho y combate la ansiedad, el insomnio y la función cognitiva. No hay que olvidar que el cuerpo responde a la manera como pensamos y que existe esa conexión entre la mente y el cuerpo. Y la mala salud emocional puede debilitar el sistema inmunológico del cuerpo. Si no hay control emocional no podrá cuidar de la salud tan bien como quisiera. Y siempre habrá tiempo para tratar los problemas físicos mientras se atiende la salud emocional.

Artículo Original de MedicosTV |  Revisado y Editado por el equipo editorial de MedicosTV

FUENTES:
Es.familydoctor.org
Proyecto-salud.com.ar
Recursosautoayuda.com
Fotos por Freepik
© 2017 MEDICOSTV, LLC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Publicidad
  
Etiquetas
Muestra más

Pablo Perez

Ingeniero audiovisual y periodista con más de diez años de experiencia. Pablo es actualmente colaborador de MedicosTV

Artículos relacionados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button
Close

Adblock detectado

Por favor considere apoyarnos deshabilitando su bloqueador de anuncios.