Compartir

Las alergias laborales son la alteración más frecuente en los espacios de trabajo, por lo que hay que abordarlas con medidas preventivas.

 

¿Qué son las alergias?

Las alergias hacen referencia a la hipersensibilidad o reacción exagerada del sistema inmunitario ante ciertos agentes alérgenos, es decir, que provocan la alteración. Generalmente son sustancias o lugares que para otras personas resultan inofensivos.

Las alergias se generan porque el organismo percibe esos alérgenos como materias peligrosas o como una amenaza, por lo que reacciona ante ellas manifestando desde síntomas simples hasta la muerte en ciertos casos. Los factores desencadenantes pueden ser desde naturales, como alimentos, polen, entre otros, hasta sintéticos.

Ahora que conocemos esto, veamos qué son las alergias laborales.

Alergias laborales, ¿qué es eso?

Partiendo de la explicación anterior sobre qué son las alergias, se puede decir que las alergias laborales corresponden a las reacciones desproporcionadas del sistema inmune ante un agente sensibilizante en el lugar de trabajo, sea un producto o elemento de manejo usual o un área específica de trabajo.

Las alergias de este origen responden a las afecciones laborales más habituales, especialmente el asma y la dermatitis de contacto son las que más se presentan. Aproximadamente 7% del asma que manifiestan las personas tiene una causa laboral. Por su parte, la cifra de dermatitis oscila en 10.000 casos, sin embargo, no todos se reconocen como enfermedad laboral.

Causas de las alergias laborales

Las alergias se originan cuando se inhala o se tiene contacto directo con el alérgeno a través del tacto. En este caso, el sistema inmunológico genera ciertos anticuerpos que atacan a las células mastocitos, las cuales están alerta para exponerse a la sustancia desencadenante.

Asimismo, las alergias laborales pueden producirse como consecuencia de la exposición a materiales químicos que naturalmente son irritantes y ocasionan daños a la mucosa y piel.

Ciertos estudios han determinado que aproximadamente hay 350 agentes sensibilizantes en los trabajos.

Sectores más afectados por las alergias laborales

 

Hay ciertos sectores productivos que son los más propensos a experimentar esta alteración, los cuales incluyen:

  • Peluquerías
  • Servicios sanitarios
  • Alimentación y restauración
  • Urbanización y construcción
  • Mecánica de metalurgia
  • Tratamiento de la madera
  • Agricultura y ganadería
  • Productos químicos

Principales productos y elementos causantes de las alergias laborales

Existen un sinfín de productos y elementos que provocan las alergias laborales, no obstante, estudios han determinado los más usuales:

  • Enzimas biológicas
  • Algodón
  • Insectos
  • Tabaco
  • Proteínas animales
  • Anhídridos ácidos
  • Metales
  • Látex
  • Gomas
  • Fármacos

¿Se pueden prevenir las alergias laborales?

La mejor forma de evitar las alergias laborales es no colocarse ante el o los alérgenos que ocasionen la alteración, no obstante, también se pueden abordar otras medidas de protección, tales como:

1Evitar los riesgos

Esto incluye eliminar los posibles agentes alérgenos, ya sea mediante la sustitución de productos o la variación en los procesos laborales.

2Evaluar el nivel de riesgo

Si el caso es que no hay forma de erradicar el alérgeno, hay que determinar qué tan riesgoso es y qué tan intensos y peligrosos son sus efectos.

3Aplicar medidas de protección colectiva

Esto significa proteger a todos o a la mayoría de los trabajadores de estas alergias, lo que puede ser a través de aislamiento en ciertas zonas no contaminadas.

4Información para los trabajadores

Es fundamental informar a todos los trabajadores de los posibles riesgos a los cuales se enfrentan, además de las medidas preventivas que se aborden.

5Participación de trabajadores

Resulta importante que los empleados tengan participación activa en los procesos que conciernen a evaluación de riesgos, elección de equipos de protección y seguimiento de la planificación preventiva.

6Medidas organizativas

Esto se refiere a minimizar lo más posible el tiempo que cada empleado se expone al agente o agentes alérgenos, además de reducir la frecuencia y concentración de los mismos.

7Medidas higiénicas

Todas las instalaciones donde se desarrollen los trabajadores deben estar limpias y ordenadas, además de contar con el almacenamiento adecuado de productos, materiales y sistemas de extracción de concentración de alérgenos. Asimismo, debe haber una evaluación constante del ambiente.

8Equipos de protección

Aunque se apliquen las medidas anteriores, hay que complementarlas con el equipo de protección necesario para poder exponerse a las diferentes sustancias alérgenas y no sufrir daño o alteración alguna. Dicha protección debe ser individual y reemplazarse cuando sea necesario.

9Vigilancia de seguridad

Esto significa realizarles a todos los trabajadores un chequeo médico periódico para determinar su estado de salud y si son o se han sensibilizado ante cierta sustancia.

10Seguimiento y registro

Consiste en llevar un seguimiento de la exposición de los trabajadores a los agentes alérgenos, también de las medidas preventivas, así como saber si ha habido alguna alteración de la salud en los empleados, para luego hacer un registro y actualizarlo seguido.

Es muy importante tratar las alergias laborales, puesto que, si no se hace, la persona experimentará una alergia crónica que al final puede conducirla a quedar incapacitada, especialmente para el trabajo que desempeña, o llevarla a desarrollar alguna patología alérgica, como rinitis, dermatitis de contacto alérgica, entre otras.

MedicosTVArtículo Original de MedicosTV |  Revisado y Editado por el equipo editorial de MedicosTV

Fuentes:
Las alergias de origen laboral. Documento en línea. Disponible en: https://bit.ly/2yndqhw
Guía básica sobre las alergias de origen laboral. Documento en línea. Disponible en: https://bit.ly/2BzaMr2
Naisa Protección Laboral. Página web. Disponible en: https://bit.ly/2FHJym2
Fotos por Freepik
© 2016-2018 MEDICOSTV, LLC. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.